Skip links

Los protocolos sanitarios en las elecciones generales de 2021 en Chile

Las herramientas de cuidado y protección y el seguimiento de estrategias que garantizan la integridad de los procesos electorales como salvaguarda de las instituciones democráticas.

Cristiano Vilela de Pinho

 

CAOESTE y Transparencia Electoral organizaron una importante Misión Internacional de Observadores Electorales para el acompañamiento de las Elecciones en Chile del 21 de noviembre de 2021. La delegación, que tuvo como jefe de misión el profesor Marcelo Peregrino, incluyó a expertos brasileños, mexicanos, argentinos y chilenos y realizó actividades de gran relevancia, cumpliendo su compromiso de actuar en favor del interés de la comunidad internacional en la celebración de elecciones democráticas, como forma de respeto por los derechos humanos y el Estado de derecho. La actividad de los observadores electorales en Chile se desarrolló bajo adecuados estándares de imparcialidad, habiéndose enfocado en evaluar los procesos electorales de acuerdo con los principios internacionales de elecciones democráticas genuinas, apoyando la garantía de integridad de los procesos electorales, desalentando y exponiendo irregularidades y sobre todo, consolidando la cultura de la democracia, a través del intercambio de experiencias e información sobre el desarrollo electoral de los diferentes países[1].

La misión pudo confirmar la circunstancia de normalidad institucional en la que se desarrollaron las elecciones. Incluso ante el escenario de polarización política ocurrido después del “estallido social” vivido en 2019 en Chile, que ha llevado a grandes transformaciones políticas y sociales. Además, el país se encuentra en medio de un proceso constituyente, fruto de los movimientos de 2019 y que ha causado grandes cambios en el país[2].

Esa normalidad ocurrió incluso en un período de grandes dificultades y restricciones debido a la pandemia del nuevo coronavirus. Por lo que se puede apreciar, se cumplió con los cuidados sanitarios requeridos y la votación se desarrolló de forma segura y democrática. La Misión pudo señalar que el Servicio Electoral de Chile buscó aplicar las reglas de salud recomendadas por los expertos, cuidando de reducir el contacto físico entre los votantes[3].

Acerca de los cuidados con la salud y la necesidad de garantizar el acceso de todos los electores a los locales de votación, veamos los puntos principales y los cuidados tomados por las autoridades del país.

Conducta de los votantes:

El Servicio Electoral de Chile (SERVEL) recomendó a la sociedad acudir a los colegios electorales, munida de sus propios implementos de protección, o sea: alcohol gel con una concentración de al menos 70%; mascarillas (idealmente quirúrgicas desechables de tres pliegues y sin propaganda política); y que el elector llevase su propio lápiz pasta azul para marcar su preferencia en las correspondientes cédulas de votación, así como para firmar el padrón de mesa.

Kits sanitarios para vocales:

El SERVEL proporcionó a los vocales de mesa los siguientes implementos de protección: mascarillas KN95; alcohol gel con una concentración de al menos 70%; desinfectantes, con la recomendación de priorizar la limpieza y desinfección de todas las superficies manipuladas por los usuarios con alta frecuencia; toallas húmedas con una concentración de alcohol de al menos 70%; guantes de nitrilo para el conteo de votos; y bolsas de basura grande (basureros de hasta 240 litros).

Recomendación para los apoderados dos partidos políticos:

Los apoderados de los candidatos deberían llevar sus propias mascarillas y alcohol gel con una concentración de al menos 70%; mantener en todo momento la distancia física de al menos un metro lineal.

Los locales de votación:

El Servicio Electoral de Chile recomendó que los locales de votación deberían ser sanitizados el día de la elección en la madrugada. El exterior de los locales debía estar  delimitado con cinta amarilla el espaciamiento físico requerido a los electores para su ingreso; que deberían demarcar el distanciamiento físico de un metro lineal para ingresar a la mesa receptora de sufragios; sería obligatorio el uso permanente de mascarilla en los locales de votación; que los electores deberían ingresar a los locales de votación solos, sin compañía, salvo aquellos que manifiesten necesidad de voto asistido o tengan alguna necesidad especial para ingresar acompañados; tener colas de acceso preferencial para adultos mayores, personas con necesidades especiales o embarazadas, las que deberán tener 2 metros de distancia con la fila de acceso general; determinar un aforo considerando la capacidad máxima del recinto asegurando un distanciamiento de al menos un metro entre personas; que los locales de votación tuviesen habilitadas puertas de ingreso y salidas distintas, para permitir el flujo unidireccional y evitar aglomeraciones, y que una vez emitido el voto, los electores tuviesen que hacer abandono inmediato del local de votación por la salida dispuesta para ello; y además que en los locales de votación se utilizará cinta adhesiva de color amarillo para demarcar en el piso la distancia física requerida de al menos un metro.

Mesa receptora de sufragios:

En las mesas receptoras de sufragios se deberían adoptar las siguientes medidas: designar un vocal como responsable de verificar el cumplimiento de las medidas y protocolos sanitarios en cada una de ellas; los vocales de la mesa receptora de sufragios deberían utilizar en todo momento las mascarillas del kit sanitario, debiendo hacer un recambio de éstas cuando estén húmedas, dañadas o visiblemente sucias; los vocales de la mesa deberían desinfectar las cámaras secretas y lápices después de cada uso, además de realizar una desinfección periódica (recomendado cada 2 horas) de las superficies de los muebles; el Presidente de la mesa sería el responsable de mantener en el exterior de la sala una fila que asegure el distanciamiento físico de al menos un metro lineal, demarcando los espacios en el piso; sólo se permitiría el ingreso preferente de votantes a las mesas receptoras de sufragios en casos que tuviesen más de 60 años, necesidades especiales, estén embarazadas o requieran voto asistido; al recibir a un elector, los vocales de la mesa receptora de sufragios no deberían tocar la cédula de identidad de éste. Al momento de colocar sobre la mesa la cédula de identidad, el elector sería orientado a retroceder al menos un metro a la espera de que el miembro de mesa encuentre el registro en el padrón. El elector debería mostrar su rostro quitándose la mascarilla por no más de tres segundos, a una distancia mínima de dos metros. Luego se procedería a entregarle las cédulas de votación para la Elección. Emitidos los votos, el elector debería mostrarlos doblados y sellados, para que el presidente de la mesa revisase que los números de serie son coincidentes con los de las cédulas entregadas y, con la autorización de éste, el elector debería desprender las colillas, depositándolas en el sobre que se le indique y luego depositar los votos en la urna. Hecho esto, el elector podrá retirar su documento de identidad. Otro punto importante, respecto a la cámara secreta, se deberían eliminar las puertas o cortinas de entrada, por lo que se debería procurar una ubicación que asegure el secreto del voto.

Voto accesible, de grupos de riesgo o adultos mayores:

El Servicio Electoral ha innovado en tener a disposición en cada local de votación, de plantillas braille o con ranuras para la emisión del voto por parte de electores con discapacidad visual, la cual debería ser desinfectada después de cada utilización. Se debería tener especial cuidado en asistir a las personas con dificultad visual o movilidad reducida para ejercer el sufragio, permitiendo la asistencia de una persona de confianza del elector, además de poder contar con la guía y apoyo de personal de Defensa Civil, Cruz Roja o las Fuerzas Armadas. La persona que asista al elector en el voto deberá quedar consignada con nombre y documento oficial de identificación en el acta de la mesa.

Otro punto de destaque, los delegados de los locales de votación deberían evitar la selección de vocales de mesas que fuesen en el grupo de adultos mayores, ya que estos corren mayor riesgo de presentar complicaciones graves ocasionadas por la enfermedad COVID-19. Con la finalidad de resguardar la salud y facilitar el ejercicio del derecho a sufragio de los electores, se establece un trato continuo y preferente a electores mayores de 60 años, personas con algún tipo de discapacidad, electores que requieran ser asistidos en el ejercicio del sufragio y a embarazadas.

Escrutinio y transmisión de datos:

Todo el personal involucrado en las fases de escrutinio, escaneo y transmisión deberían mantener la distancia física requerida de al menos un metro, utilizar permanentemente los medios de protección e higiene suministrados: mascarillas KN95 o quirúrgicas desechables de tres pliegues, escudos faciales, y alcohol gel con una concentración de al menos70%. El público, apoderados y medios de comunicación deberán utilizar en todo momento sus propias mascarillas y mantener la distancia física requerida de al menos un metro lineal.

Divulgación de resultados:

El día de la elección, el Servicio Electoral hizo uso de un Centro Prensa y de Divulgación de Resultados que contó con especiales medidas de seguridad y control de aforo. Todo el personal con acceso al Centro de Prensa y de Divulgación de Resultados debería estar debidamente acreditado y controlado en su temperatura al ingreso de las instalaciones, y se le realizó un cuestionario básico sobre posibles síntomas de COVID-19. Se contó con un aforo máximo informado con anticipación a los medios, procurando mantener la distancia física de un metro lineal en todo momento. Quienes no pudieron acceder al Centro de Prensa por esta medida, contaron con transmisiones en línea y contactos en directo que les permitieron realizar una correcta cobertura del evento. En todo momento fue obligatorio el uso de mascarilla KN95 o quirúrgicas desechables de tres pliegues, con dos unidades por jornada diaria; higienizar las manos con alcohol gel con una concentración de al menos 70% y mantener una estricta distancia física de al menos un metro, los profesionales de la prensa fueron orientados a higienizar periódicamente sus equipos y micrófonos.

 

Referencias

[1] En acuerdo con la Declaración de principios de observación electoral internacional y código de conduta para observadores electorales internacionales celebrado el 27 de octubre de 2005 en la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

[2] Chile Despertó: Lecturas desde la Historia del estallido social de octubre.
Pablo Artaza, Azun Candina, Javier Esteve, Mauricio Folchi, Sergio Grez, Cristián Guerrero, José Luis Martínez, Mario Matus, Carla Peñaloza, Carlos Sanhueza y José Manuel Zavala. Santiago. Universidad de Chile. 2019.

[3] Protocolo sanitário de las Elecciones Generales – Noviembre de 2021. SERVEL . Servicio Electoral de Chile. 01 de octubre de 2021.

Leave a comment