Skip links

La participación política de la mujer a nivel subnacional. El caso Chihuahua (2013-2021)

El efecto positivo de las leyes y las acciones afirmativas en la participación y representación política de las mujeres como parte de la mejora de la calidad de la democracia hoy se verifica en municipios, regidurías, sindicaturas y en el orden legislativo.

Por Jesús Alberto Rodríguez Alonso

 

En las últimas cuatro  décadas la participación política de las mujeres se ha acrecentado y visibilizado, tanto en los espacios informalmente institucionalizados, y paulatinamente en los espacios formalmente institucionalizados, a partir de las diversas acciones afirmativas establecidas, en las diversas esferas de acción. Hoy podemos contabilizar una presencia significativa de las mujeres en espacios de decisión a nivel nacional y subnacional. Sin embargo, de acuerdo con Organización de Naciones Unidas (ONU) la paridad de género se encuentra lejos de alcanzar: “119 países nunca han sido gobernados por mujeres”; con respecto a los parlamentos nacionales, las regiones con mayor porcentaje de mujeres son “América Latina y el Caribe, Europa y América del Norte, <donde> las mujeres ocupan más del 30 por ciento de los escaños parlamentarios”, sin embargo, ese porcentaje es un promedio por lo que dista aún mucho de la paridad. Con relación a las mujeres, en los gobiernos locales, la ONU señala: “América Latina y el Caribe, cuenta con un 25 por ciento”[1].

La participación política de las mujeres no ha producido resultados homogéneos, los datos son más optimistas a nivel nacional, empero, a nivel subnacional no lo son tanto. Aunado a ello, los logros tampoco han sido homogéneos, es decir, varían en su avance dependiendo de la entidad y del municipio[2].

El presente artículo busca describir la participación política de las mujeres en el nivel subnacional de México, específicamente en la entidad de Chihuahua. El acercamiento se efectuará en la participación en los municipios, en tanto que el total de municipios son 67, la descripción se efectuará en el Congreso Local y en el ejecutivo estatal. Finalmente se efectuarán algunas reflexiones acerca de los retos que se plantean para el logro de la paridad de género en la representación política.

 

Chihuahua, breves antecedentes

Chihuahua es el estado con mayor extensión territorial de México (12.6% del territorio nacional), con una densidad poblacional de catorce personas por kilómetro cuadrado. Es uno de los seis estados que colinda  con los Estados Unidos de América. El 87% de la población vive en zonas urbanas[3]. Cuenta con 67 municipios, conformados  por una Presidencia Municipal, un cuerpo edilicio, denominado regidurías electas por planilla junto con la presidencia. En total son 712 regidurías, de las cuales 289 son por representación proporcional y cada uno se conforma  con una Sindicatura, electa de forma directa. El congreso local se conforma por 33 diputaciones, de los que  22  se eligen  por mayoría relativa, los restantes 11 son de representación proporcional; para lo cual el territorio estatal se organiza en 22 distritos electorales.

 

Las mujeres en los municipios de Chihuahua

Las presidencias municipales

En el ámbito municipal de representación, donde la ciudadanía supone un contacto más directo con sus gobernantes, la situación es poco favorable para las mujeres. Si bien las condiciones de participación y representación han mejorado marginalmente, al revisar las cifras históricas podemos afirmar que desde la fundación de los municipios chihuahuenses hasta la fecha actual[4], el 94.34% han sido gobernados por hombres, mientras el  6.36% han sido mujeres presidentes municipales. Es importante resaltar, en los últimos cuatro periodos (2013-2024) esta cifra se ha modificado favorablemente para la representación de mujeres como presidentes municipales, la distribución es de 79% hombres y 21 % mujeres. Actualmente (2021-2024), trece municipios de los sesenta y siete son gobernados por mujeres, es decir el 19% del total de los municipios.

Podemos confirmar de alguna forma que, efectivamente, las leyes y las acciones afirmativas han surtido un efecto positivo en el aumento de la participación y representación política de las mujeres en el ámbito municipal. Igualmente cabe resaltar el hecho de que los municipios donde han triunfado mujeres son mayoritariamente rurales y con una población reducida; los más grandes de éstos son: el municipio de Meoqui, con 44853 habitantes, Saucillo, con 29862, Aquiles Serdán, 24344 y Rosales, con 16776.  En conjunto los trece municipios gobernados por mujeres representan el 4% de la población total de la entidad. Evidentemente aún hay mucho camino por recorrer, para lograr la paridad en el nivel municipal.

 

Las regidurías

Un elemento importante a resaltar son las regidurías que conforman los ayuntamientos. Es en éstas donde se observa con mayor claridad el efecto positivo de las acciones afirmativas para ampliar la participación y representación en puestos de elección popular, toda vez que la selección de candidaturas para los ayuntamientos se efectúa por planilla cerrada, lo que garantiza la paridad de género, tal como lo señala el artículo 106, numeral 5 de la Ley Electoral del Estado de Chihuahua[5]

Las candidaturas a miembros de los ayuntamientos se registran ante la asamblea municipal respectiva, por planillas integradas cada una por un presidente municipal, y el número de regidurías que determine el código municipal, todos con su respectivo suplente, ante la asamblea municipal correspondiente. Las planillas no podrán contener más del 50% de un mismo género de candidatos propietarios, porcentaje que también aplica a los suplentes. En las planillas de regidurías se aplicará el principio de alternancia de género en el registro de propietarios iniciando por quien encabece la candidatura a presidente municipal hasta agotar el número de regidurías que correspondan. Para los cargos de suplencia deberán guardarse el mismo porcentaje, género y orden.

Actualmente se lleva a cabo un interesante debate, de cara a la posibilidad de que la forma de elección de las regidurías cambie, dejar la elección a través de planillas y efectuar una elección directa a través de una distribución territorial. Será interesante observar los efectos con relación a la participación y representación de las mujeres, evidentemente la ley buscará preservar la paridad de género, pero el verdadero reto está en la transformación de la cultura política hacia un conjunto de valores, conocimientos y sentimientos de la política con perspectiva de género.

 

Las sindicaturas

En cuanto a la representación de las mujeres en las sindicaturas, las candidatas electas[6] para el periodo 2021-2024 fueron 41 de las 67 del estado. Es decir, el 61 % de estas son mujeres, este un dato relevante, toda vez que la elección de estas se efectúa de forma directa en boleta electoral independiente de la boleta para la presidencia municipal y la planilla de regidurías. Al comparar con el resultado obtenido en el periodo inmediato anterior, se puede observar un crecimiento del 9% de la presencia de mujeres en las sindicaturas chihuahuenses, ya que en el periodo 2018-2021, 35 mujeres ocuparon este puesto (51%). Evidentemente, es un resultado positivo que da cuenta de la creciente participación y representación de las mujeres en los diferentes municipios de la entidad.

 

Las mujeres en el congreso del estado de Chihuahua

El legislativo local es otro espacio donde se muestra un claro crecimiento de las mujeres. En las últimas cinco legislaturas se ha mantenido un incremento del porcentaje paritario de hombres y mujeres. En la tabla 1 podemos observar el crecimiento del 21 % hasta el 48% del Congreso del estado de Chihuahua.

 

Tabla 1. Representación de las mujeres en el Congreso del estado de Chihuahua. Periodo (2010-2024).

Legislatura Periodo % mujeres
LXIII 2010-2013 21.21
LXIV 2013-2016 48.48
LXV 2016-2018 55.5
LXVI 2018-2021 45
LXVII 2021-2024 48.48

Fuente. Elaboración propia con datos

 

Es importante señalar el hecho de que es precisamente en la década de los noventa que se promueven varias acciones afirmativas como  la cuota de género, primero en una proporción 30/70, y para el 2012 y 2014 cuota de género paritaria en la conformación de candidaturas a las diputaciones locales. De nueva cuenta podemos observar que dichas acciones han dado resultados favorables para que las mujeres participen en mayor proporción en los puestos de elección popular, en este caso en los de representación.

Si bien el número de mujeres en el congreso local ha aumentado, aún existen dificultades para lograr una representación sustantiva, lo que conlleva que aún persiste una desigualdad de género en el espacio legislativo, toda vez que, al observar los nombramientos en comisiones, las mujeres han sido ubicadas en las comisiones “tradicionalmente femeninas” como familia y niñez, o educación, quedando fuera de aquellas consideradas como estratégicas en la toma de decisiones[7].

 

Las mujeres en el ejecutivo Chihuahuense

Desde  su fundación el estado de Chihuahua había sido gobernado por hombres; sin embargo, en 2021 triunfa la primera mujer para este puesto: María Eugenia Campos Galván (Maru Campos). Sin temor a equivocarme, este triunfo, además de las estrategias de campaña, carisma y demás elementos propios de un proceso electoral, es una muestra de los efectos que las acciones afirmativas, las discusiones en distintos espacios respecto de la relevancia de la participación de las mujeres en la política, y en este caso particular, la capacidad para gobernar con otra perspectiva pero con eficiencia. Aun cuando el gabinete está conformado por sólo 30% de mujeres,[8] existe la expectativa de un gobierno plural y que apunta a ampliar los espacios de participación para las mujeres de la entidad. Tal como lo ha afirmado la gobernadora, en diversos medios de comunicación: “Hoy, 8 de marzo, es un día para rememorar la lucha histórica que tantas mujeres han librado para defender nuestros derechos; especialmente aquellos que nos brindan acceso a la participación en la vida pública” [9]

 

Algunas reflexiones

Si bien la participación política es más limitada en el estado de Chihuahua, de acuerdo con los datos compartidos podemos afirmar que empieza a notarse una transformación positiva: cada vez más mujeres están en puestos de elección popular, es decir, su proporción ha aumentado.

Ciertamente, los avances no son homogéneos ni en velocidad ni alcance. Mientras que en el congreso local se ha logrado la paridad, al menos numérica, en las presidencias municipales aún hace falta más mujeres Los municipios más grandes del estado de Chihuahua: Juárez, Cuauhtémoc, Hidalgo del Parral, que juntos suman más del 50% de la población total de la entidad, tienen el reto de darse la posibilidad de ser gobernados por una  mujer, un asunto que conlleva una transformación no sólo de la cultura política sino de la cultura en su conjunto más amplio, donde la visión sobre la mujer, sus capacidades y alcances vayan más allá de la tradicional visión “patriarcal” privativa de lo público, tanto en lo económico, social, cultural y, por supuesto, en lo político.

Se requieren más mujeres participando en lo público, pero no se trata únicamente del número per se, el reto que se presenta va más allá de la representación descriptiva para lograr una representación sustantiva, en la que las mujeres y los hombres cuenten con condiciones de participación, acceso y decisión equitativos que trasciendan el asunto de género, que su acción política se base en principios de eficiencia y eficacia, pero también de tolerancia y pluralidad. En fin, lograr que la participación de las mujeres en la política coadyuve en el desafío de incluir la diversidad de intereses que aparecen en la sociedad, mediante mecanismos que garanticen la participación igualitaria de las personas y por supuesto, el reconocimiento de las libertades para lograr la participación. En pocas palabras consolidar la democracia; una demanda largamente añorada en nuestras sociedades. Pienso que el espacio idóneo para consolidarla es el espacio subnacional, ya que es en éste donde las personas están o debieran estar más cerca de sus problemáticas, pero también de sus soluciones.

 

Referencias

[1] ONU mujeres. Hechos y cifras: Liderazgo y participación política de las mujeres. Consultado el 4 de febrero 2022. https://www.unwomen.org/es/what-we-do/leadership-and-political-participation/facts-and-figures

[2] Para una visión nacional comparativa entre cada una de las entidades de México consultar. Rodríguez Alonso, J. (2022). Disparidades regionales en la construcción de la paridad. Los 32 congresos locales de México en Hernández, M. (coord.). La paridad, una realidad aún por construir en los congresos locales de México.  INE. México.

[3]Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Información. Consultado el 4 de febrero en  http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/chih/

[4] Los periodos son muy variados, sin embargo, para efectuar el cálculo se efectúo un corte temporal de 1940 al 2021, con datos del Sistema de Información Municipal, consultado el 4 de febrero 2022. Disponible en http://www.snim.rami.gob.mx/

[5] LEECH, consultada el 4 de febrero, en https://www.ieechihuahua.org.mx/public/sistema/archivos/menu/2017/LEECH.pdf

[6] Dato calculado a partir de los resultados presentados por el Instituto Estatal Electoral del estado de Chihuahua. Consultado el 5 de febrero de 2022. Disponible en https://www.ieechihuahua.org.mx/_PE2020-2021

[7] Para ampliar sobre el tema se puede consultar a Hernández, Ma. Y Rodríguez, J. (coord.). (2019). ¿Es la paridad una realidad en los Congresos Estatales? Ed. Grañen Porrúa/Universidad de Guanajuato/Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. México.

[8] Página del Gobierno del Estado de Chihuahua. Disponible en http://www.chihuahua.gob.mx/gobierno/gabinete

[9] Reyes, Fernando. El heraldo de Chihuahua. “sólo juntas somos más fuertes ante la adversidad”: Marú Campos. 8 marzo 2021. Disponible en https://www.elheraldodechihuahua.com.mx/local/solo-juntas-somos-mas-fuertes-que-cualquier-adversidad-maru-campos-chihuahua-dia-internacional-de-la-mujer-partido-accion-nacional-6453946.html

 

*Jesús Alberto Rodríguez Alonso. Doctorado en Ciencia Política y de la Administración, Coordinador del Doctorado en Ciencias Sociales, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Algunas publicaciones: ¿Es la paridad una realidad en los congresos estatales? Editorial Porrúa. Ciudadanía y participación. Una mirada desde lo local: Chihuahua, Estado de México, Hidalgo, Oaxaca y Sinaloa. Editorial El Colegio Mexiquense.

Leave a comment