Skip links

Informe quincenal 43 del Observatorio Legislativo de Cuba

En la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los diputados cubanos aprobaron una declaración presentada por la Comisión de Relaciones Internacionales sobre la convocatoria a la Novena Cumbre de las Américas donde rechazaron la decisión de restringir la participación del régimen cubano. 

La primera Cumbre de las Américas fue convocada por el presidente de los Estados Unidos en ese entonces, Bill Clinton, en 1994. En aquel momento los mandatarios convinieron en declarar que “por primera vez en la historia, las Américas son una comunidad de sociedades democráticas, (…) Reafirmamos nuestro compromiso de preservar y fortalecer nuestros sistemas democráticos en beneficio de todos los pueblos del Hemisferio. A través de los organismos competentes de la OEA, trabajaremos en favor del fortalecimiento de las instituciones democráticas y de la promoción y defensa de los regímenes democráticos constitucionales, de conformidad con la Carta de la OEA.”

Estados Unidos es el anfitrión de la Novena Cumbre de las Américas que se está celebrando en Los Ángeles desde el 6 de junio, bajo el lema “Construir un futuro sostenible, resiliente y equitativo”. La Cumbre y los foros que se desarrollan en el marco de este encuentro, reúnen a Jefes de Estado, Organizaciones Internacionales, empresas y representantes de la sociedad civil de todo el continente. 

Desde un primer momento el encuentro estuvo marcado por la ausencia de una serie de países de la región. La decisión del mandatario norteamericano, Joe Biden, de no dirigir una invitación a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua por no reconocer ni cumplir los estándares básicos de un gobierno democratico, generó ciertas reacciones como las del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador quien optó no asistir al evento. 

El lunes 6 de junio, el régimen cubano publicó una nueva declaración en la que destaca la “valiente y legítima posición de numerosos gobiernos en defensa de la participación de todos” mencionando especialmente al mandatario mexicano, los países miembros de CARICOM, el presidente de Bolivia, Luis Arce Catacora, la presidenta de Honduras, Xiomara Castro y el gobierno argentino. 

En el mismo comunicado, el régimen asegura que “no existe una sola razón que justifique la antidemocrática y arbitraria exclusión de país alguno del hemisferio de esa cita continental”. Irónicamente, el régimen cubano y los líderes que los apoyan alegan prácticas propias de la democracia para justificar sus formas de gobierno que equivalen a una represión legalizada. Sin ir más lejos, en la última sesión de la ANPP, los diputados cubanos aprobaron de manera unánime un nuevo Código Penal que estigmatiza y apunta en contra de la libertad de expresión y de asociación. Un código que nuevamente ubica los intereses del Estado por encima de los derechos del individuo.

Además, el régimen prohibió viajar a los Estados Unidos a un grupo de activistas cubanos que estaban acreditados para participar de la Cumbre de las Américas, de este modo solo pudieron participar aquellos activistas que no residen en la isla. Entre ellos se encuentran Marthadela Tamayo y Osvaldo Navarro, miembros del Comité por la Integración Racial; las activistas Saily González Velázquez y Aimara Peña; la periodista y escritora María Matienzo; y Henry Constantín, director del medio independiente La Hora de Cuba.

Más allá de la represión, fueron y son los activistas quienes continúan representando al pueblo cubano. Son ellos quienes transmiten el grito de libertad para el pueblo de Cuba. La exclusión de regímenes como Cuba, Venezuela y Nicaragua responde a la urgencia de exigir a estos gobiernos el cese de las violaciones a los derechos humanos y la liberación de los presos políticos.

Leave a comment