Skip links

Elecciones México 2021. Alternancia y pluralidad

Pese al alto grado de polarización y de violencia que marcó la campaña, los resultados electorales desfavorables al actual gobierno han sido asimilados y aceptados. La negociación y el acuerdo entre oposición y oficialismo para la gobernabilidad se muestran como signos de vitalidad del sistema de representación y alejan de momento los fantasmas de la crisis de la democracia.

Las elecciones del 6 de junio tuvieron una relevancia mayor a pesar de no estar en juego la presidencia del país. Tras el abrumador triunfo de Morena en 2018 y varias de las acciones tomadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en estos primeros tres años de mandato, las alertas sobre los riesgos democráticos se fueron encendiendo poco a poco, los fantasmas del partido hegemónico, de las presidencias autoritarias y de las elecciones de estado levantaron preocupaciones tanto dentro de México como en la comunidad internacional.

Como hace mucho no se veía, las campañas electorales estuvieron sumamente polarizadas entre quienes apoyan al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y su llamada “cuarta transformación” y quienes están totalmente en contra de ella, los matices fueron pocos y la decisión del voto prácticamente era un todo o nada. Desde el extranjero diferentes medios de comunicación publicaron duras editoriales[ii] sobre la situación en México y los riesgos democráticos que se percibían derivados de lo visto en los primeros tres años de la administración Lopezobradorista y el comportamiento de Morena en el Congreso de la Unión.

En juego estaba, por un lado, las 500 curules de la Cámara de Diputados, en donde Morena y sus aliados tenían una amplia mayoría, y por otro, el control de los gobiernos locales que se encontraban mayormente en manos de los partidos opositores, principalmente PRI, PAN y PRD, pues de las 15 gubernaturas que se renovaban, 14 de ellas eran opositoras y solo una tenía gobierno morenista.

Además, aunque no era una cuestión de votos, pero sí electoral, en estas elecciones también se decidía sobre la autonomía de las autoridades electorales. Morena y Andrés Manuel López Obrador mantienen desde hace varios años una disputa permanente contra las autoridades electorales, de manera que los ataques y descalificaciones tanto al Instituto Nacional Electoral (INE), como al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) son la regla en la comunicación de los primeros, e incluso durante las elecciones subieron de tono, incluso llegaron a las amenazas directas contra sus integrantes y la desaparición de sus órganos institucionales.

Este contexto despertó el interés ciudadano, y a pesar de tratarse de elecciones intermedias en las que la participación ciudadana no es muy elevada, en esta ocasión superó la obtenida en elecciones anteriores de este tipo, pues fue del 52.5%, lo que implica un 5% más de participación en comparación con 2015, cuando votó 47% del electorado.

La calidad en la organización de las elecciones fue muy buena, el INE una vez más demostró que es una autoridad autónoma, imparcial y profesional, en la cual se puede confiar plenamente. Para poder llevar a cabo las elecciones federales y locales en las 32 entidades federativas se instalaron 162,129 casillas, esto equivale al 99.73% de las que se tenían previstas, en ellas estuvieron presentes 1.464.00 funcionarios y funcionarias de casilla.

Los resultados se conocieron preliminarmente a través de los conteos rápidos que funcionaron para la elección de diputaciones federales y las 15 gubernaturas, además, en todas las elecciones operaron los programas de resultados preliminares conocidos como PREPs y se llevaron a cabo recuentos de la votación y cómputos definitivos, todos estos realizados tanto por el INE como por las autoridades electorales locales.

Uno de los aspectos que se debe destacar en la organización electoral es la búsqueda constante por innovar y tener candidaturas más incluyentes. El sistema electoral mexicano se ha construido a lo largo de más de 30 años a partir de la base de la desconfianza, es por ello que el uso de tecnología resulta mínimo, aunque en estas elecciones hubo dos avances importantes, la implementación del voto por internet para las y los mexicanos residentes en el extranjero que estaban habilitados para votar y el programa piloto de voto electrónico en la elección federal, el cual consistió en el uso de 100 urnas electrónicas en casillas de los estados de Coahuila y Jalisco.

En cuanto a la inclusión en las candidaturas, el INE por primera vez exigió a los partidos políticos paridad en la postulación de candidaturas a la gubernatura, de manera que cada fuerza política debía postular 7 candidaturas de mujeres y 8 de hombres para las 15 gubernaturas. Esto tuvo un resultado muy positivo pues resultaron electas 6 mujeres como gobernadoras, la mayor cantidad en la historia del país[iii]. Además, se implementaron cuotas de género en las candidaturas a diputaciones federales, estas cuotas eran para personas indígenas, con discapacidad, afro mexicanas, de la comunidad LGBTTI+ y migrantes o residentes en el extranjero. El resultado es que 65 personas serán diputadas o diputados derivado de la implementación de estas acciones afirmativas. Cabe señalar que muchas de estas acciones afirmativas se replicaron en las elecciones locales.

En cuanto a los resultados de la elección, me parece que es difícil hablar de ganadores absolutos o perdedores francos, pues existen diferentes lecturas que se les pueden dar.

  • Cámara de Diputados

En cuanto a la Cámara de Diputados, aunque Morena será quien tenga más diputaciones, no tendrá la amplia mayoría que tuvo durante el trienio 2018-2021 y, en cambio, la oposición, aunque no alcanzó la mayoría que buscaba, sí consiguió un número importante de curules que obligarán al gobierno y a Morena a depender necesariamente de sus aliados para lograr reformas legales y aprobar el presupuesto federal y de los partidos opositores para las reformas constitucionales.

Como se ve en la imagen anterior, la cual representa un cálculo, pues la asignación final se llevará a cabo hasta agosto, los equilibrios en la Cámara de Diputados serán similares a los que existen hoy en el Senado de la República.

Cabe señalar que todas las fuerzas políticas tuvieron menos votos que en la elección de diputaciones federales de 2018, salvo Movimiento Ciudadano que tuvo un millón de votos más, un partido político que tuvo un éxito importante en la elección pues pasó de ser pequeño a ser mediano, se posicionó como la 4 fuerza política del país. Es importante decir que por primera vez en nuestro país se permitió la reelección legislativa a nivel federal, al final de cuentas 113 diputadas y diputados fueron reelectos en esta elección.

  • Gubernaturas

En cuanto a las gubernaturas me parece que podríamos decir que Morena fue el gran ganador, ya que obtuvo triunfos en 11 de las 15 gubernaturas, por el contrario, el PRI es el perdedor indiscutible, de las 8 entidades que gobernaba y en las cuales hubo elecciones no obtuvo ningún triunfo, el PAN perdió el 50% de sus gubernaturas en juego, solo ganó 2 de las 4 que se renovaban. La entidad más importante económicamente hablando, Nuevo León, la ganó Movimiento Ciudadano.

  • Congresos locales

En la competencia local, Morena será la primera fuerza en 22 de los 30 congresos que se renovaron, segunda fuerza en 7, solo en Nuevo León no será ni primera ni segunda fuerza. En cambio, los partidos opositores en conjunto serán primera fuerza en 8 congresos locales. Es decir, aquí los buenos resultados electorales de Morena también son evidentes.

  • Municipios

Aunque se renovaron más de 1923 municipios, en las capitales de los estados los resultados son variados, pues Morena y sus aliados gobernarán 12 de ellas, Movimiento Ciudadano 3 y los partidos de oposición que se aliaron 14, lo cual refleja una gran pluralidad en las preferencias del electorado, tal como se advierte de la siguiente tabla.

Mención aparte merece la Ciudad de México, bastión histórico del Lopezobradorizmo y que probablemente es en donde Morena tuvo su mayor derrota, pues perdió un gran número de alcaldías frente a la oposición y también la mayoría en el Congreso local. Esta elección fue muy significativa, pues se trata de la capital del país, sede del gobierno de federal y la Ciudad que en su momento fue gobernada por Andrés Manuel López Obrador.

Finalmente, hay que mencionar que los tres partidos políticos que apenas obtuvieron su registro en septiembre de 2020 no lograron alcanzar el 3% que exige la ley para que sigan siendo partidos políticos nacionales, su participación en la elección fue meramente testimonial y por tanto el INE ha iniciado su proceso de liquidación como fuerzas políticas. Otro caso para mencionar es el del PRD, que tuvo la menor votación en su historia, el partido que durante años fue la segunda y tercera fuerza política del país apenas obtuvo la votación necesaria para conservar su registro como tal.

En el balance Morena tuvo un resultado positivo, seguirá siendo la primera fuerza en la Cámara de Diputados y avanzó de manera importante a nivel local, todo esto a pesar de que el gobierno federal para muchos no ha dado los resultados deseados. La oposición, aunque se ha mermado frente a Morena, parece que logró contener y evitar un resultado electoral abrumador como fue en 2018.

¿Qué viene ahora? Sin duda habrá una cierta judicialización de los resultados electorales, será el TEPJF el que termine resolviendo las impugnaciones y determinando si anula o no anula una o varias elecciones.

Aunque las elecciones fueron sumamente violentas y polarizadas, en general, hubo aceptabilidad de la derrota y reconocimiento de los resultados electorales. Todo esto debe dar tranquilidad a nuestro país y a la comunidad internacional, en el sentido de que algunos de los riesgos democráticos que se vislumbraban se alejarán por el momento, pues cabe aclarar que con la forma de gobierno de la cuarta transformación estos nunca desaparecen, por lo que las amenazas ahí siguen.

Al final la alternancia en los gobiernos y en la representación, la búsqueda por un balance de poderes y la pluralidad política que ha caracterizado a la democracia mexicana ahí siguen y eso siempre será positivo.

[ii] La revista norteamericana The Economist publicó una dura portada y un texto sobre las elecciones en México y la decisión que sifgnificaba para los votantes, la cual se puede encontrar aquí https://www.economist.com/leaders/2021/05/27/voters-should-curb-mexicos-power-hungry-president y el medio británico The Nation publicó una editorial señalando que las políticas del presidente habían sido una decepción a nivel mundial, la cual se puede encontrar aquí https://www.economist.com/leaders/2021/05/27/voters-should-curb-mexicos-power-hungry-president

[iii] Hasta antes de estas elecciones, en México solamente habían ocupado la gubernatura 9 mujeres.

 

Por

Arturo Espinosa Silis. Fundador y director de Strategia Electoral, abogado especialista en temas electorales.

Leave a comment